viernes, 20 de abril de 2012

Aprender a competir


Paso 1º - Cuando nos introducimos en el mundo del running, al principio lo único que nos interesa es correr. Salir a hacer unos cuantos kilómetros y llegar a casa con la sensación de haber hecho un buen trabajo.

Paso 2º - Pero al tiempo, a esas salidas sin control, necesitamos darles un orden. Entonces nos preocupamos en encontrar un plan deentrenamiento acorde a nuestro estado físico, nuestros objetivos y necesidades.

Paso 3º - Objetivos y necesidades, que tarde o temprano se convertirán en carreras y competiciones. Claro está que esto es una evolución, y no necesariamente siempre se da. Hay gente que se queda en el paso 1º o en el 2º.

Pero si eres de los que han llegado al paso 3. Este artículo es para ti. Aprender a competir es muy importante, ya que la mitad del éxito es debido a la planificación de la carrera y la otra mitad a la condición física del corredor.


Consejos para saber competir

La distancia - Hay que ser consciente de nuestras posibilidades. Si queremos competir en una carrera, lo primero que tenemos que saber es la distancia de la misma. Nunca debemos apuntarnos a carreras, en las que en nuestros entrenamientos, no hayamos hecho el 75% de la distancia a recorrer. Pongo unos ejemplos:

Maratón 42km ----------- Haber llegado a correr 32km
Medida Maratón 21 ---- Haber llegado a correr 16km
Gran fondo 15km ------- Haber llegado a correr 11km
Un 10km ------------------- Haber llegado a correr 7,5km
Un 5km --------------------- Haber llegado a correr 3,75km

Con la distancia nunca hay que ser optimista ni confiado. Los km son el enemigo a batir y cuantos mas km, mas duro y difícil será la batalla. Haciéndonos en muchos casos fracasar.

El ritmo - Cuando uno está en la línea de salida. Las fuerzas, las ganas y la moral están por las nubes. Pero kilómetro tras kilómetro, esas sensaciones de frescura van desapareciendo. Saber y tener claro a que ritmo o velocidad se va a correr, es importantísimo. Si se sale mas fuerte de lo debido, se pagarán las consecuencias. Nos entrará la fatiga, con su respectiva perdida de rendimiento. Y si salimos muy lentos, llegaremos a meta con la sensación de poder haber hecho algo más. De ahí la importancia del entrenamiento. Este nos servirá de simulación para así conocernos y saber el ritmo óptimo al que debemos competir, realizando el mejor tiempo posible sin pasar un mal rato. Y recuerda no picarte con la gente, ve a tu ritmo y no fallarás.

La equipación - Obligatorio saber por donde discurrirá la carrera y el clima que hará. Hay que equiparse acorde con las exigencias del recorrido. Si este discurre por asfalto, tierra, hierba, pista de atletismo,… etc. Hemos de calzar zapatillas aptas para el terreno. Piensa que los pies sufren mucho en la carrera y si encima el calzado no es el apropiado, aún van a sufrir mucho más. Con el clima hay que ser muy cuidadoso, ya que si hace frío y no vamos preparados para el, nos vamos a helar y si hace mucho calor, nos asaremos. Lluvia y viento, también son factores a tener en cuenta a la hora de equiparnos. Visitar una buena página de meteosat es un acierto.

La alimentación – Si de normal alimentarse bien, es muy importante, antes, durante y después de una carrera aún lo es más. Piensa que el cuerpo sufre un desgaste muy grande debido al esfuerzo. La alimentación es el combustible que nos hará correr. Si este combustible es deficiente o inadecuado, las fuerzas nos abandonarán. En las 24 horas previas a la carrera, come bastantes hidratos de carbono, por ejemplo pasta y arroz. Esto hará llenar tus depósitos de glucógeno. Hidrátate muy bien, 3 días antes de la carrera, bebe entre 2 y 3 litros de agua al día. En la carrera aprovecha los avituallamientos y al finalizar, sigue hidratándote y come  algo de fruta, como plátanos o naranjas.

Conclusión

Saber competir no es fácil. Hay que familiarizarse con ello y después de unas cuantas carreras empezaremos a pillarle el truco. De todos modos en esto del running muchas cosas se aprenden a base de “prueba y error”. Así que no tengas miedo a apuntarte a tu primera carrera, que si te sale mal, seguro que en la siguiente ya no cometes los mismos errores. De este modo, pronto serás un gran corredor competitivo, y apuntarte a las carreras populares formará parte de tu agenda deportiva anual.