miércoles, 10 de agosto de 2011

Equipación básica para correr

Cuando nos proponemos empezar a correr. Una de las dudas es la de… ¿Qué me pongo? Seguro que todos tenemos por casa un chándal o unos pantalones cortos de esos veraniegos.

Pero, ¿realmente es aconsejable salir a correr con lo primero que pillemos en el armario? O, ¿hay que invertir una gran cantidad de dinero en equipación?

Las dos opciones

Me pongo lo que tengo por casa:

Si decidimos equiparnos con la ropa y el calzado (se da por hecho, que se eligen zapatillas deportivas) que tenemos en casa. Inicialmente no va a pasar nada. Pues seguro que optaremos por una ropa cómoda y acorde con la temperatura que hará en el lugar del entrenamiento.




Si nuestro entrenamiento se basa en andar un máximo de 6 km, casi con seguridad que esta es la mejor opción. Pues nos ahorrará dinero y cumplirá su función.


Pero si vamos a andar más distancia, o vamos a correr. Es aquí donde podemos empezar a notar las desventajas de haber elegido esta opción.

El calzado. Posiblemente no sea acorde con nuestro peso y tipo de pisada (pronador, supinador o neutro). Esto quiere decir que es muy probable que después del entrenamiento, nos duelan los pies, tobillos, rodillas, cadera… Ya que correr es un deporte de impacto y si nuestro calzado no es apropiado. Las articulaciones sufrirán mucho, produciéndose casi con seguridad, una lesión.

Los calcetines. Son los eternos olvidados. Casi nadie, al empezar con esto del running, toma a los calcetines en serio. Pues esta prenda es en muchos casos la culpable de ampollas y rozaduras, si se hace una mala elección.

Pantalones cortos o chándal. En muchos casos no pasa nada por usar estas prendas. Pero en algunas ocasiones pueden llegar a hacer rozaduras en la parte interna de los muslos. Pues quizás no estén hechos de un material apropiado.

Camiseta o sudadera. Todos en algún momento hemos corrido con una de estas prendas. Y sinceramente pienso que no pasa nada. Es cierto que no se pueden comparar con la ropa técnica para el running. Pero para entrenamientos y más cuando se está empezando, van muy bien. Quizás el único pero es que no transpiran bien y que pueden rozar los pezones, llegando a ser muy molesto.

Voy a una tienda especializada y me compro toda la equipación:

Si esta es la opción que elegimos, estas van a ser sus consecuencias.





La primera es que vamos a tener que hacer un desembolso de entre 80 y 100 euros. Y eso pensando que es verano y solo vamos a comprar una muda. Que si compramos mas, para poder ponerse, mientras la sucia se lava. La cantidad pasa de 100 euros con seguridad. Si es invierno, el valor de la compra aún sale más caro.

El calzado. Es lo mejor que se puede hacer. Nunca y esto no es broma, nunca salir a correr con un calzado inadecuado. Solo va a llevar a la larga a una lesión. La cual, con casi total seguridad nos aparte de los entrenamientos, durante algún tiempo. Poniendo en peligro el retorno, si uno está empezando a correr.

Unas zapatillas adecuadas a nosotros, nos van a dar unas garantías de comodidad y durabilidad. Que difícilmente o mejor dicho. De ninguna manera nos puede proporcionar un calzado deportivo de baja gama.

Con estas palabras, no quiero decir que se gaste un verdadero dineral en unas zapatillas último modelo, con todas las tecnologías habidas y por haber. Si no que se acuda, a una tienda especializada. Donde se te va a aconsejar la mejor zapatilla para ti.

La inversión puede ser entre 60 y 70 euros. Por este precio, ya se pueden comprar algunas zapatillas de marcas reconocidas, tipo Asics, Mizuno, Nike, Adidas, Saucony…

Los calcetines. Para mí, es recomendable al 100%. Pues se trata de una inversión relativamente pequeña. Y nos va a ahorrar más de un sufrimiento innecesario. Se puede optar por calcetines finos o de rizo. A cada cual los que mas cómodos les resulte.

Realmente se pueden comprar en cualquier tienda de deportes y su precio es inferior a 5 euros. En el caso de tener los pies muy delicados. Se tendría que optar por otros de mejor calidad. Con el consiguiente aumento del precio.

Pantalones cortos o chándal. Yo soy de los que corren en verano con pantalones de atletismo. Y en invierno con mallas. Me resultan ambos muy cómodos. Pero se puede optar por pantalones cortos, de esos que son un poco más altos de la rodilla.

La ventaja de estas prendas técnicas, es que están hechas de unos materiales muy transpirantes. Casi no producen rozaduras, comparado con los normales.

Los de verano no tienen mucha ciencia a parte del material del que estén hechos. Pero en invierno, ahí si vamos a notar diferencia, pues si salimos a correr con pantalones cortos. Podemos quedarnos tiesos. Y si lo hacemos con chándal, ahí estaremos mas calentitos. Pero ni de lejos se podrá comparar la comodidad de correr con mallas a correr con chándal.

Las mallas, pueden parecer delgadas. Pero si son medianamente buenas. Nos van a mantener tan caliente las piernas, como un chándal. Con la ventaja de casi ni sentir que llevamos algo puesto.

Camiseta o sudadera. En este caso, para entrenar. Yo, personalmente no veo una gran diferencia. Pues solo empieza a valer la pena una camiseta técnica. Cuando realmente se va a sudar mucho. O se va a estar largo tiempo corriendo.

Para entrenamientos cortos, de hasta 30 minutos. Una camiseta de algodón bien cómoda. Nos va a servir perfectamente.

Es en los entrenamientos largos o en competición. Donde las camisetas técnicas si son recomendables o incluso necesarias. No me quiero imaginar, correr una media maratón con una camisa de algodón, en verano. Podría llegar a ser muy incomoda.

Para el invierno, yo suelo llevar una camiseta técnica y encima un cortavientos. Que si no se sale con mucho frío, después de 5 minutos corriendo. Va la mar de bien.

Conclusión

Lo más importante es cuidarse para no sufrir lesiones. Si esto implica comprar ropa. Pues se compra. Pero si no hay riesgo de lesiones, quizás la mejor opción es la de ponerse lo que se tiene por casa. Al menos al principio. Después del primer mes, si vemos que nos gusta, podemos empezar a plantearnos el invertir en un buen equipamiento. Pues es ahí donde empezaremos a rentabilizar la compra.

La única prenda que si aconsejo comprar, son unas buenas zapatillas de deporte. Estas han de ser acordes a nuestro tipo de pisada y peso. Y con ellas, empezarás a disfrutar de cada zancada, cada paso, cada recorrido. Sin preocuparte por nada, simplemente ir hacia delante. Acumulando kilómetros día tras día.