viernes, 13 de julio de 2012

Turbinoplastia de cornetes por radiofrecuencia


turbinoplastia cornetes radiofrecuencia

El pasado 27 de junio me operaron de Turbinoplastia de cornetes por radiofrecuencia (ver vídeo de la operación al final del artículo).

¿Y que es eso?, pues ni más ni menos que de la nariz. Desde siempre he tenido problemas para respirar por ella. Siempre he tenido la sensación de estar congestionado, sin necesidad de estar constipado ni nada. Y como en el deporte y en mi caso para correr, el poder respirar bien es una necesidad. Me decidí a acudir al médico para que estudiara mi caso.

Después de pasar por el médico de cabecera, luego por el especialista, mas tarde someterme a una exploración (metiéndome un tubo por la nariz, con una cámara hasta la garganta), visita al anestesista y finalmente cita para firmar el consentimiento de la operación. Ya tenia cita para someterme a la Turbinoplastia de cornetes por radiofrecuencia.

En que consiste la operación:

En mi caso la cosa fue así. Entro a las 15:30 a una sala donde una vez vestido con la típica blusa de hospital, me sientan durante hora y media en una butaca muy cómoda, me toman la tensión, el pulso y me dan un tranquilizante tipo tranquimazín (de estos que se ponen debajo de la lengua hasta que se deshacen).

Pues nada, ahí estaba yo sentado y bien tranquilo esperando mi hora :-)


Viene una enfermera y me lleva a una sala adyacente al quirófano. Ahí el anestesista me introduce una especie de algodones impregnados en anestesia. Durante los próximos 10 o 15 minutos permanezco con ellos puestos. Y noto como se me duerme la nariz, el labio, parte de la lengua y la garganta. Vamos, por donde pasa ese líquido, se duerme la zona.

Me retiran los algodones de anestesia y me tumbo en la camilla del quirófano. He de decir que la operación se hace totalmente consciente. Y eso si eres un poco aprensivo, se hace desagradable (como es mi caso).

A parte de la incomodidad de saber lo que te están haciendo en todo momento, he de admitir que duele un poco. Se parece a cuando te pica una avispa, pero imagínate que lo hace dentro de la nariz. Pues esa sensación más o menos es la que se siente. Por suerte la operación dura muy poco, a penas 5 minutos por fosa nasal. Una vez terminada, te colocan de nuevo esa especie de algodones en la nariz, se supone que para retener la poca sangre que pueda resultar de la operación.

Una vez terminada la operación, volví a la sala donde estaba al principio. Me toman de nuevo las constantes vitales y  me dan un yogurt. Sigo con la boca, nariz y garganta dormidas. Me como el yogurt, ya que desde hace mas de 6 horas que no como nada, tengo bastante hambre.

Al rato viene el doctor y me pregunta como estoy, contesto que bien. Y me retira los algodones de la nariz. Casi no hay sangre en ellos y una vez retirados, simplemente es una gota de vez en cuando la que me tengo que limpiar.

Prácticamente 1 hora después de la operación, ya estaba en la calle. Sin dolor, sin molestia y con una muy leve gotera de sangre de la nariz. Cosa que al llegar a casa, ya era casi imperceptible.

Esa noche me costó dormir, no por dolor ni por la sangre. Ya que ambas no existían, si no por que la operación había inflamado el interior de mi nariz y se había bloqueado el paso de aire por ella. Ya me lo había comentado el doctor, que estaría así unos días, como con una gran congestión.

Pasados 4 días, mas o menos, la congestión fue cesando y empecé a respirar por la nariz un poco. Pero seguía teniendo mocos. Se ve que es una especie de defensa propia de la nariz, cuando sufre un daño.

Y así fueron pasando los días y cada vez los conductos se desinflamaban más y más. Hasta la actualidad, que llevo 2 semanas desde la operación y sinceramente respiro mejor que antes de operarme. Hasta he salido a entrenar y las sensaciones has sido estupendas. Tal y como veo las cosas, aún me queda rango de mejoría. Así que para mi, ha sido todo un acierto el dar el paso para deshacerme de la hipertrofia de cornetes que sufría.

Video reportaje de mi Turbinoplastia de cornetes por radiofrecuencia

Turbinoplastia cornetes radiofrecuencia

Conclusión

A todas las personas, corredoras o no corredoras. Aconsejo que si tienen problemas para respirar bien por la nariz, acudan a su médico y si procede, den el paso para operarse. Si se trata de hipertrofia de cornetes, la solución menos dañina para el paciente es la Turbinoplastia de cornetes por radiofrecuencia. 10 minutos de operación y luego unos días como congestionado. Pasado ese plazo, todo son mejorías. En tu mano está el respirar bien o seguir como estás.