domingo, 13 de noviembre de 2011

Tirada 32km, conseguida ¡¡¡

Ayer 12/11/11, tenía una cita pendiente con una tirada. Un entrenamiento que me venció esta misma semana y que no podía dejar así. Tenia que terminarla.

En el fracaso de 32km, un cúmulo de circunstancias me llevaron a abandonar. Haciendo de esta tirada una verdadera pesadilla. Pasándolo muy mal, hasta el punto de tener que parar en el km 26. Con sensación de mareo, angustia y sin ganas de nada, tuve que volver a casa con el mal sabor de boca que tiene el fracaso.

Pero esto no podía quedar así, así que me propuse este sábado volver a intentarlo. Con 2 días de descanso y no cometiendo los mismos errores. Estaba seguro que lo conseguiría.

Es un entrenamiento crucial, para la buena preparación del Maratón de Valencia 2011 que estoy preparando. El solo hecho de ir a ella, sin haber hecho bien los deberes. Podría llevarme al fracaso, pero ahora se que no va a ser así. Porque la tirada de 32km la he conseguido ¡¡¡

Mis errores

En el anterior intento cometí básicamente 3 errores:

- Una pésima hidratación (a penas bebí agua en todo el recorrido)
- Me quedé sin fuerzas (mis reservas de HC cayeron a cero)
- Una mala elección de la hora (por la noche demasiada humedad)


Como lo iba a solucionar en esta ocasión:

- La hidratación, con la camelback de 1 litro + aprovechar mejor las fuentes de agua.
- Las fuerzas, con 5 mandarinas repartidas en el km 10, 15, 20, 25 y 30.
- La hora, en esta ocasión fue por la mañana, con sol pero sin calor ni frío.




Comenzamos

La hora de inicio fue a las 10:35 a.m. Y hacia un sol, una temperatura y una brisa inmejorables.

En casa me había preparado la camelback con 1 litro de agua y en su bolsillo exterior 5 mandarinas, numeradas con los km en los que me las tenía que ir comiendo.

Pongo el Gps en marcha y comienzo a correr. Los primeros metros lentos, pues me gusta ir de menos a más y así caliento bien las articulaciones para lo que les viene encima.

Prácticamente hasta el km 6 no pasó nada especial. Buenas sensaciones y poco más. En ese km paro a beber agua de la fuente que está en el paseo marítimo de la Malvarrosa. Tenia claro que pese a llevar agua encima, no perdería la oportunidad de beber allá donde pudiera. Aplicando el refrán “Mas vale que sobre, que no falte”.

4 km mas y me planto en el 10. En ese momento voy por el barrando de Carraixet. Abro el bolsillo de la camelback y saco la mandarina enumerada con el 15. Me la como y me sienta fenomenal. Es una fruta que tiene mucha agua y azúcar, las cuales no me vendrán nada mal. Sigo el camino bebiendo de vez en cuando, pequeños sorbos de agua.

Km 16, he llegado al ecuador del entrenamiento. Hace un kilómetro que me comí la mandarina de los 15 y por ahora me encuentro bastante bien. Hace un par de km, sentía la rodilla derecha algo cargada, pero no ha sido nada, ha ido desapareciendo la molestia y en estos momentos ruedo sin molestia ninguna y muy cómodo. Doy media vuelta y repito el recorrido, pero ahora en sentido de las agujas del reloj.

Km 20, me queda uno para hacer una media maratón, el ritmo es bueno, sobre 5’45’’/km. Me como la mandarina correspondiente y a solo 12 km el final, soy bastante optimista. Pese a estar algo cansado, me veo con fuerzas para terminal sin mucho sufrimiento. Ya veremos si es así.

En el km 26 vuelvo a pasar por la fuente del paseo marítimo de la Malvarrosa. Que alegría puede llegar a dar una simple fuente. Una simple fuente que a mi en estos momentos me da agua fresca y la noticia que solo quedan 6 kilómetros para terminar. Ahora a por la avenida de los naranjos, luego ronda norte y se acabó. Así de fácil.

Los km iban pasando y el recorrido cada vez estaba más cerca de llegar a su fin. Las fuerzas no me fallaban y las sensaciones muy buenas. Que gusto da salir a correr y poder disfrutar de la ruta sin pasar penurias.

Esto se acaba, ya he dejado atrás la avenida de los naranjos y estoy a 2 km de la meta. Como la última mandarina y aprieto el ritmo un poco. Me quedan fuerzas como para hacer un buen final de entrenamiento. Todo está saliendo a pedir de boca.

Unos metros mas y ya está. Ya he llegado. 32 kilometrazos que me apunto. Ahora si, si he hecho los deberes. Ahora puedo ir con la cabeza bien alta a la Maratón y si me sale bien será porque me lo he currado y si me sale mal, será por que no era mi día. Pero preparado para terminarla estoy, eso seguro.

Paro el crono y estos son los datos del entrenamiento:

- Distancia 32k120m en 3h05’45’’ a 5’47’’/km de media.

A continuación os dejo un video del rodaje que fui haciendo mientras corría. Siento la calidad del mismo, pero grabar y correr es más difícil de lo que parece.




Conclusión

En el running cuanto más tiempo corras o más rápido lo hagas. Más tendrás que planificar el entrenamiento. Cualquier detalle dejado al azar, puede llevarte al sufrimiento o la lesión.

Con estas tiradas tan largas, a parte de coger mucho fondo, he aprendido a tener respeto, respeto a las largas distancias. Que si bien parecen inicialmente parecidas a las cortas, mismas calles, mismos caminos. Llegado un punto, no se parecen en nada. El cuerpo empieza a deteriorarse a un ritmo alucinante. Estar preparado para ese cambio marcará la diferencia entre terminar o quedarse en el intento.

Ha sido uno de los mejores entrenamientos de mi vida. Ha sido largo, divertido y con buenas sensaciones. Todo lo necesario para disfrutar al máximo de este deporte que es el running.

Ahora a por el Maratón, VAMOOOS ¡¡¡