martes, 19 de junio de 2012

Primeros auxilios paro cardíaco


Cuando estamos corriendo hacemos trabajar a nuestro corazón a un ritmo alto. Lo malo es que el corazón es un órgano que puede fallar, hasta el punto de detenerse. Y este fallo es conocido como paro cardíaco.

Sucede mas veces de lo que se cree. Una persona está entrenando o compitiendo y de repente cae al suelo. Inicialmente la gente de su alrededor se asombra de lo sucedido, pero hasta pasado unos segundos no empiezan a preocuparse.

En ese momento es cuando la rápida intervención de alguien, con los conocimientos suficientes de primeros auxilios en paro cardíaco. Pueden salvar una vida.

Definición de ataque cardíaco y paro cardíaco

- Ataque cardíaco: Es todo el proceso desde que se sienten los primeros síntomas, hasta que terminan los síntomas, ya sea por que se ha recuperado el sujeto o halla muerto. Se puede sufrir un ataque cardíaco, sin necesidad de sufrir un paro cardíaco.

- Paro cardíaco: Es la fase dentro del ataque cardíaco, en la que el corazón se para. O lo que es lo mismo, deja de latir.

Síntomas de un ataque cardíaco

Sensación opresiva fuerte en el pecho, la que puede extenderse hacia el brazo izquierdo, los hombros, el cuello, la mandíbula, dolor en la boca del estomago, malestar general, sudoración, debilidad, pulso rápido y débil, palidez o cianosis (color morado en la piel), nauseas, dificultad para respirar o ansiedad.

Tratamiento de un ataque cardíaco

Evitar que el sujeto realice ningún movimiento, ni siquiera caminar, ya que ese esfuerzo va a producir más trabajo del corazón. Pídale que se siente o recueste en una posición cómoda (no es necesario que se tumbe). Afloje las prendas apretadas. Tranquilice a la víctima y actúe con rapidez. Llévela lo antes posible a un centro asistencial donde le prestarán la atención adecuada. Durante el traslado, controle los signos vitales (Presión, pulso, frecuencia cardiaca).

Que hacer ante una persona con paro cardíaco

1º - llamar a emergencia 112 (España).
2º - Una vez producido el paro cardíaco, es seguro que también se haya producido la parada respiratoria. A esta situación se le conoce como parada cardiorrespiratoria.
3º - Es momento de comenzar la reanimación cardiopulmonar (RCP) o también llamada reanimación cardiorrespiratoria (RCR).

Técnica RCP, reanimación cardiopulmonar

Lo primero es colocar a la persona que ha sufrido la parada cardiorrespiratoria tumbada boca arriba.

Luego abrir las vías respiratorias. Véase el artículo de primeros auxilios asfixia.

Insuflar dos veces aire mediante la maniobra del “boca a boca” y tomar el pulso en la carótida. En caso de no tener pulso. Comenzar la reanimación.

Ubique el borde inferior de las costillas y recórralas hasta donde se une con el esternón. Señale con dos dedos el lugar (tiene que quedar la punta del esternón cubierta por esos dos dedos), coloque la otra mano a continuación de los dedos. E inicie las compresiones empujando el esternón hacia abajo de 3 a 5 centímetros.

Es muy importante, mantener los brazos perpendicularmente sobre el esternón. No flexionar los brazos en cada compresión. No hacer rebotar las manos sobre el esternón (le ocasionaría lesiones internas).

Ritmo y sincronización de la reanimación cardiopulmonar RCP

Alternar 2 respiraciones con 30 compresiones a un ritmo de 80 a 100 por minuto. Al cabo de 4 ciclos de (2 respiraciones y 15 compresiones), verificar si la persona tiene pulso. En caso afirmativo cesar la reanimación. Y en caso negativo, continuar hasta que lo recupere o llegue el equipo médico.

Resumen de la cadena de la vida

- Determinar la inconsciencia
- Llamar al Servicio de Emergencia Médica (112)
- Apertura de la vía aérea
- Determinar el paro respiratorio (Miro, Siento y Escucho)
- Respiración Boca a Boca
- Determinar el paro circulatorio (verificar si tiene pulso)
- Reanimación cardiopulmonar (RCP)

Conclusión

Tener frente a ti a una persona con parada cardiopulmonar, puede ser una de las situaciones mas fuertes de tu vida. Pero el actuar rápidamente y con seguridad. Sabiendo lo que se está haciendo. Puede marcar la diferencia entre la vida y la muerte de esa persona. Piensa que algún día, tu puedes necesitar asistencia de ese tipo y seguro que agradecerías que alguien te la prestara. Solo por humanidad, apréndete estos sencillos pasos.