lunes, 5 de septiembre de 2011

XXXV Volta a Peu als barris de Sant Marcel•lí i Sant Isidre

Hoy 04/09/2011 ha tocado carrera del circuito de Ruralcaja CRM. En este caso la XXXV Volta a Peu als barris de Sant Marcel•lí i Sant Isidre.




Y como lo prometido es deuda, mi hermano se ha unido a la carrera. Tal y como acordamos, yo hice la Ruta en bici por el Turia, la cual me encantó. Bueno, todo menos mi problema con el sillín. Y como parte del trato, el tenia que hacer esta carrera.

Ayer por teléfono quedamos a las 7:45 am. Quizás es un poco pronto, pues la carrera no empieza hasta las 9h. Pero como en Valencia está el aparcamiento tan mal. Decidimos ir con bastante tiempo, así antes de la carrera nos daría tiempo para hacer algo de calentamiento.


Y como un reloj, cosa que siempre se agradece, estaba mi hermano haciéndome una perdida al móvil, para que bajara. Bajé y ya dentro del coche nos dirigimos hacia la zona de la prueba.

Los dos coincidíamos que teníamos mucho sueño. Pues en el caso de mi hermano había salido a cenar la noche anterior con unos amigos y se había acostado tarde. Y en mi caso, esta noche fue la prueba del maratón en los mundiales de atletismo, y me quede hasta el final, hasta las 4:20 am. La pena es que Chema Martínez quedó en el puesto 25. Pero bueno, que se va a hacer. Mientras compitan los Keniatas, la cosa está bien difícil.

Y mientras charlábamos nos fuimos acercando a la zona de la carrera. Ahora viene cuando la matan, buscar aparcamiento. Pero con algo de suerte, solo nos costó 20 minutillos de nada.

Ya estábamos en tierra. Así que como es costumbre en mí. Abrí el maletero, cogí mi bolsa de deporte, saqué la vaselina y me di una buena untada entre los muslos. Soy propenso a las rozaduras en esa zona y la verdad es que desde que uso este sistema, todo va como la seda.

Mi hermano coge su móvil, una cámara de fotos, las llaves del coche y la documentación. Madre mía, pero si va mas cargado que los reyes magos en navidad. Y se lo echa en el bolsillo trasero de su camiseta. Pues ha venido con una de esas de ciclista, de las que llevan un bolsillo en la parte baja de la espalda. Yo también cojo mis trastos, pero solo cojo el brazalete con el móvil. No me gusta llevar peso extra.

Andando y hablando llegamos al jaleo. Hay mucha gente, se ve que como es la primera carrera después del parón estival. Nadie ha querido perdérsela. Necesito algo para sujetar mi dorsal. Vemos las mesas que la organización pone para recoger los dorsales y cojo 4 imperdibles.

Que casualidad, mientras me estoy colocando el dorsal, vemos a Miguel. Que grande, no se pierde una. Es el cuñado de mi hermano, pero bueno, yo también me lo he agenciado como cuñado.

Decidimos empezar a calentar, pues quedan entre pitos y flautas solo 20 minutos para las 9h. Hacemos un poco de carrera continua y unos estiramientos sin forzar mucho. Por falta de tiempo nos es imposible hacer unos progresivos. Cosa que desde que Pedro, el columnista me los aconsejó. Son una parte imprescindible de mi calentamiento precompetición.

Nos dirigimos a los “cajones”. En este caso no elegimos el de 4’30’’ como acostumbramos. Pues preveo que el ritmo de mi hermano no será tan rápido. Así que nos colocamos algo mas retrasados.




Unas últimas palabras Miguel, mi hermano y yo. Y esto se empieza a mover. Ya ha comenzado la carrera. Tardamos casi 1’30’’ en pasar por la línea de salida. Pero nos da igual. Pues al menos para mi hermano y para mí, esto es solo una toma de contacto. Miguel pronto decide apretar y lo perdemos de vista.

Los primeros metros son los típicos que casi no se puede correr, pero como podemos, vamos adelantando a gente. El ritmo no es malo el primer km lo hacemos en 5’19’’. Para la gente tan apelotonada que hay, es muy bueno.

En el km 2 la cosa casi está igual. Algo mas fluido pero nada, que decidimos ir por la acera, pues la calzada está a rebosar de gente. Clavamos el crono y hacemos el mismo tiempo que en el primero 5’19’’/km.

Km 3, en este punto es cuando la gente suele correr al mismo ritmo que uno. Así que se hace mas cómoda la marcha. Mi hermano no habla mucho, prefiere ir concentrado con el ritmo. Yo de vez en cuando le digo cosas, como la peli que vi ayer o consejos de carrera. Apretamos un poco el ritmo y hacemos este en 5’14’’/km. Esto va genial.

Pero mis oídos empiezan a sentir como si un toro viniera cerca de mí. No, no es un toro, es mi hermano que está pasándolas canutas. Lo miro y le veo cabizbajo, con la cara llena de sudor y emitiendo un grrruuussshhh grrruuussshhh, cada vez que respira. Me da que este kilómetro lo vamos a hacer algo mas lento. Y así es, este salió a 5’40’’. Esto huele a pinchazo.

La pájara está aquí. Y le ha pegado de lleno a mi hermano. Que mal lo está pasando, pero a la vez como lucha. Otros mucho mejor que el, ya hubieran parado a andar. El sigue ahí, dándolo todo. Le digo que este es el km 5 y que solo quedan 1800 metros. No me contesta, pero se que me ha oído. Lo animo un poco, pero el pobre está reventando. Km 5 a 5’41’’.

Km 6, esto está casi terminado. Solo restan 800 metros para la meta. En este punto algún valiente decide apretar el ritmo, y nos adelanta. Y otros no son capaces ni de correr, andando el último trecho. Pero Nosotros ahí estábamos. Tomando la última curva y apretando los dientes como verdaderos campeones. Damos las últimas zancadas, atravesando la línea de meta con un tiempo de 32’49’’. Siendo el último km el mas lento de la prueba, a 5’52’’. Pero con la cabeza bien alta, pues se ha luchado al máximo. Pues al final, eso es lo que importa. Llegar a meta y sentirse campeón. Campeón con uno mismo.




- Resultados de la clasificación oficial aquí.

- Galería fotográfica de la prueba:

          - Galeria 1 aquí (cortesia de Maratón Valencia)
          - Galeria 2 aquí (cortesia de Superdeporte)
          - Galeria 3 aquí (cortesia de corredordefondo)  Por ahora solo del minuto 39 en adelante.

- Videos de la salida y la llegada:
          - Galeria 1 aquí (cortesia de CorriendoVoy)

Recuperamos un poco el aliento, mientras nos dirigimos a la zona que reparten botellas de agua. Y luego a donde habiamos quedado con Miguel. Que seguro ha hecho un tiempazo.

Ahí está, esperándonos. Chocamos las manos y nos decimos los tiempos. Sinceramente en estos momentos no recuerdo muy bien el tiempo que me dijo. Pero fue más o menos 25 minutos. Está hecho un galgo el tío.

Y como hay cosas que hacer, nos vamos despidiendo y retomamos el camino rumbo al coche. Donde antes de entrar hacemos unos estiramientos y bebemos algo de bebida isotónica.

Que gran carrera, si bien el tiempo no ha sido record mundial. Si ha sido una carrera para enmarcar. Lo primero y mas importante, por que la he corrido con mi hermano, mano a mano. Paso a paso, sin importar nada más que disfrutar de unos 32 minutos, llenos de risas, sufrimiento, calor y victoria. Quedando grabado en nuestras mentes para el resto de la vida.

Con esto termino, diciendo que todo corredor. Por muy bueno y rápido que sea. Tendría que algún día, en alguna carrera, ir con algún amigo o familiar. A su ritmo, sin importar el tiempo que se haga. Es una experiencia nueva. Nada que ver con correr a tope, luchando contra el reloj. Intentando no perder tiempo, esforzándose al máximo. Esto es otro mundo, el apoyar en los momentos de flaqueza a un ser querido, solo con tu compañía, con tu presencia o con tus palabras de ánimo. Eso es de las cosas mas grandes que se pueden hacer en este deporte. Pruébalo ¡¡¡