martes, 6 de septiembre de 2011

Correr con ciática

Correr con ciática es algo que ningún profesional de la salud va a aconsejar. Si alguien cree que puede estar sufriendo esta lesión, a continuación vamos a ver sus síntomas, causas, tratamientos y una serie de ejercicios. Los cuales nos ayuden a identificar, tratar y sanar la ciática. Para así, retomar lo antes posible nuestros entrenamientos y seguir disfrutando como siempre del running.

Definición

Neuralgia del nervio ciático (inflamación del nervio ciático), a causa de un espasmo muscular o un pinzamiento del nervio. Se presenta como un dolor agudo que empieza en la zona lumbar, baja por la nalga, por la parte posterior del muslo, pantorrilla y puede llegar hasta el pie.

Síntomas

Usualmente la ciática afecta un lado del cuerpo. El dolor puede ser sordo, agudo, quemante o estar acompañado por descargas intermitentes de dolor punzante que se inician en la nalga y bajan por la parte posterior o lateral del muslo y/o la pierna. Luego la ciática se extiende debajo de la rodilla y puede sentirse en los pies. A veces los síntomas incluyen hormigueo y entumecimiento. Sentarse y tratar de ponerse de pie puede ser difícil y doloroso. El dolor puede intensificarse con tos y estornudos.





Diagnostico

La ciática se diagnostica principalmente por el interrogatorio y el examen físico. En el interrogatorio se puede tratar de identificar la distribución del dolor. La ciática se caracteriza por la irradiación del dolor siguiendo la distribución del dermatoma (área de la piel en la que actúa una raíz o nervio dorsal). Los pacientes pueden también presentar síntomas sensitivos.

El examen físico depende sobre todo de los signos neurológicos. El signo más útil es el obtenido con la maniobra de Lasègue (la maniobra despierta dolor). El paciente con ciática también puede tener lumbago, pero en general es de menor intensidad que el dolor de la pierna. En general, si un paciente refiere dolor irradiado típico en una pierna combinado con un resultado positivo de una o más pruebas neurológicas, que indican compresión radicular o déficit neurológico, el diagnóstico de ciática está justificado.

Causas mas frecuentes de la lesión

Cualquier daño, presión excesiva, espasmo muscular, tirón en la espalda o inflamación que afecte al nervio ciático, puede desencadenar la ciática, pero en la mayoría de los casos, el origen del problema suele ser un disco vertebral afectado (hernia discal o intervertebral). Generalmente este padecimiento no es peligroso, pero el dolor de la zona lumbar de la espalda es una importante causa de incapacidad.

Cuando por esfuerzo o debilidad de las células se rasga esta red fibrosa, la gelatina del disco se sale de lugar y la vértebra comprime un “cable” nervioso. Esta es una de las principales causas de la ciática: la que se conoce como hernia de disco.

Otras causas que provocan este trastorno son:

- La carencia de magnesio, el cual es un mineral que fortalece y nutre las fibras nerviosas y musculares.

- La falta de vitaminas del complejo B, debido a una alimentación inadecuada.

- La acumulación de toxinas en las articulaciones, entre ellas el ácido úrico.

Tratamiento

El tratamiento de la ciática deberá ser específico y tiene que ser determinado por el profesional especializado en ortopedia o traumatología.

El tratamiento conservador, es la primera estrategia que se debe elegir en el tratamiento la ciática aguda. En este tratamiento debe incluirse terapia local sobre la zona lumbar, a través de la acción alternada de calor y frío, administración de fármacos que contengan la asociación de aspirina/ibuprofeno, junto con protectores gástricos del tipo de la cimetidina o el omeprazol. Todo esto debe completarse con la información adecuada del paciente acerca de esta patología y una guía de actividades a desarrollar. No deben permanecer mucho tiempo sentados. Cuando empiece a disminuir el dolor hay que recomendar ejercicios correctivos, debiendo abandonar cualquier otro tipo de actividad que aumente el síntoma doloroso. Luego de 2 semanas de evolución, si el cuadro doloroso no se ha superado, el paciente puede requerir tratamiento de la ciática complementario, con una disciplina complementaria de la Medicina, como lo es la Kinesiología (movimiento corporal). Por lo tanto, el paciente tiene que realizar un tratamiento kinésico cuando no existe mejoría con el tratamiento farmacológico. Cuando en una patología dolorosa del nervio ciático el dolor persiste más de 6 semanas, debe considerarse un cuadro de ciática crónica.

Ejercicios y consejos de prevención

- Haga ejercicios regularmente para mantener la fuerza muscular de la espalda y abdomen.

- Mantenga un peso ideal para que su espalda no haga esfuerzos excesivos

- Ante un nuevo trabajo o deporte aprenda mecanismos corporales correctos para no dañar la espalda

- Si tiene un historial de problemas de espalda, elija deportes que no incluyan tirones de espalda (caminar, nadar, ciclismo) y evite el tenis o levantar pesas, por ejemplo.

- Al levantar objetos, doble las rodillas y súbalos desde abajo con la espalda recta; en lugar de doblar la cadera y levantar desde arriba.

A continuación unos ejercicios para aliviar y prevenir la lesión:




Conclusión

Lo que está claro, es que con ciática es imposible salir a entrenar y si por el supuesto, que alguien lo hiciera. El mal estar y el dolor que sentiría no le dejaría hacer un entrenamiento en condiciones. Haciendo una mala técnica de carrera y adoptando una posición incorrecta, causada por el dolor.

Por suerte se trata de una dolencia o lesión que la gran mayoría de veces tiene solución y remite en unas pocas semanas. Siempre y cuando se sigan los consejos de un especialista. Después se podrán seguir los entrenamientos con normalidad. Teniendo cuidado y dando unas semanas de aclimatación, para fortalecer de nuevo los músculos. Debido a la inactividad del tratamiento.