viernes, 8 de junio de 2012

Protección personal en el entrenamiento


Cuando uno sale a correr, lo que le apetece es tener un entrenamiento tranquilo. Sin sorpresas ni malos rollos.

Pero la calle, parques y caminos, están llenos de “peligros”, los cuales nos pueden dar más de un susto. Me refiero a perros, tráfico y personas malintencionadas.

Para evitar y/o tratar los posibles “peligros” y sus consecuencias. Voy a dar algunas soluciones fáciles y útiles, que servirán como protección personal en el entrenamiento. Que sin ser costosas ni aparatosas, nos pueden salvar del problema.


1º - Protección personal contra perros

Seguro que en alguno de tus entrenamientos, de repente un perro ha empezado a ladrarte o perseguirte con posibles malas intenciones.

Seguro que habrá gente que no piense o comparta lo que acabo de escribir. Pero así lo siento yo. Seré miedoso o como se quiera llamar. Pero yo voy corriendo y un perro me ladra o me persigue, lo primero que pienso es que hay posibilidades que quiera atacarme. Y si luego lo que quiere es jugar, pues nada, todo ha quedado en un susto.

Para evitar eso y no ser cruel con el perro, hay un Gadget muy útil. Es un ahuyentador de perros por ultrasonidos. El cual asegura repeler tanto a perros como a gatos. Evitando así el posible ataque. De esta manera nosotros seguimos corriendo, habiendo evitado la situación y sin que nadie salga herido.

2 º - Protección personal contra el tráfico

Para esto hay infinidad de Gadget, pero los más utilizados son los reflectantes. Ya que es por la noche, cuando corremos mas peligro de no ser vistos. Estos suelen ir cosidos o pegados a las prendas de running. Pero también los podemos comprar por separado e incorporárnoslos nosotros mismos.

Es bastante barato, ya que se puede comprar un rollo de Cinta reflectante 3M de 5 cm de ancho y 1 metro de largo para coser, por menos de 5 euros. Pudiendo elegir entre varios colores, como son el blanco, naranja, amarillo y verde.

3º - Protección personal contra ataques de personas

Si, ya se que es difícil. ¿Quien va a querer hacer daño a un pobre corredor? Pues seguro que más de uno habrá. Por ejemplo para robarte el GPS, las zapatillas, el smartphone, las gafas,... etc. En los tiempos que corren no te puedes fiar ni de tu sombra. Y el mundo está lleno de “gentuza”. Para evitar ser atacado por uno de estos amigos de lo ajeno, hay soluciones. Las cuales no requieren el contacto directo con el agresor, ya que no todos somos especialistas en artes marciales.

Una de ellas es el típico spray antiviolador, de pimienta o de defensa. Es un método muy efectivo, que no requiere del contacto físico para usarse, ocupa muy poco espacio y el simple hecho de mostrarlo, ya ahuyenta al atacante.

Estos sprays se pueden comprar en armerías o por Internet. Cuestan menos de 20 euros y son muy efectivos. Suelen durar unos 15 disparos de 1 segundo. Más que suficiente para librarte del agresor. Tiene un efecto instantáneo y suelen durar cerca de 1 hora. Pasado este tiempo, los efectos disminuyen hasta desaparecer sin dejar secuela.

¿Y donde llevo todos esos gadgets de protección personal?

Muy fácil, en una riñonera de esas especiales para el running. Se acoplan perfectamente a la cintura, no se mueven casi y son lo suficientemente grandes, como para meter cualquiera de estos gadgets. Las tienes por menos de 10 euros y te sirven también, para meter tu DNI, las llaves de casa y algo de dinero suelto. Porque... nunca se sabe que puede pasar.