jueves, 17 de mayo de 2012

¿Por que me canso cuando corro?


Esta pregunta a primera vista, puede parecer simple. Pero nada más lejos de la realidad.
El cansancio o fatiga es producido por varios factores, tanto metabólicos, psicológicos y ambientales. Y juntos o por separado, pueden causar una bajada en el rendimiento del corredor. Así que vamos a ver los factores que intervienen en el cansancio.

Metabolismo y ácido láctico

El metabolismo es el conjunto de reacciones bioquímicas y procesos físico-químicos que ocurren en una célula y en el organismo.

El ácido láctico es un compuesto orgánico, que proviene del proceso de combustión de los hidratos de carbono. Por tanto,  no es un producto de deshecho. Los músculos lo queman para obtener energía y es la principal razón por la que los deportistas  podemos  esforzarnos tanto y durante largo tiempo.

El problema con el ácido láctico proviene cuando nuestros músculos no son capaces de procesarlo en energía y alcanzamos nuestro “umbral láctico”. En este punto pasa a la sangre en cantidades que el cuerpo no puede procesar, y es cuando “el lactato”, como se llama al ácido láctico en sangre, produce una situación tóxica para las células musculares, que provoca una disminución drástica y severa en la producción de energía. Provocando que no seamos capaces de mantener la intensidad del ejercicio que estábamos realizando.


Psicológico

Estos factores alteran la conducta o comportamiento humano y los procesos mentales. Pudiendo hacer que no seamos capaces de rendir deportivamente en condiciones normales.

Sin motivación y entusiasmo, el cansancio o fatiga es fácil que llegue. Sin necesidad de sentirla físicamente. El corredor tirará la toalla e irá bajando el ritmo. Recordemos que correr es un deporte físico-mental. Y para realizarlo correctamente, tenemos que estar preparados en ambos sentidos.

Un ejemplo de la psicología deportiva son los maratones. Una carrera que llega a consumir físicamente a los corredores, pero sin embargo siguen corriendo. Y lo logran, porque son capaces de mantener su motivación y entusiasmo de tal manera, que las ganas de cruzar la meta, superan con creces a la fatiga acumulada tras tantos kilómetros.

Ambientales

Aquí intervienen factores como la temperatura, altitud, humedad, vientos, precipitaciones,… Contra ellos no podemos hacer mucho. Intentar equiparnos lo mejor posible para esas condiciones climáticas, y adaptarnos o aclimatarnos lo mejor posible al entorno.

Conclusión

Cuando las fuerzas te fallen y sientas el cansancio. Piensa que como seres humanos que somos, tenemos un límite. Ya sea metabólico, psicológico o ambiental el causante de la fatiga, intenta dar lo mejor de ti, pero cuando el cuerpo dice STOP, escúchalo y para. Seguro que al día siguiente lo ves con otros ojos, has aprendido de tus errores y a la siguiente, lograras tu objetivo.VAMOOOS ¡¡¡