sábado, 13 de agosto de 2011

L-carnitina, propiedades

Desde hace años la L-carnitina viene siendo una de esas sustancias que se pueden encontrar en muchas tiendas de deportes y dietética. Se vende como ayuda para adelgazar.

Vamos a ver que hay de cierto en todo esto de la L-carnitina, o si simplemente es otro de los cientos de productos que no sirven para nada. Pero la gente los compra, esperanzada en que le ayude a perder esos kilos que sobran.

¿Qué es?



La carnitina o 4-trimetilamino-3-hidroxibutirato (conocida también como L-carnitina o levocarnitina, debido a que en estado natural es un estereoisómero L), es una amina cuaternaria sintetizada en el hígado, riñones y cerebro a partir de dos aminoácidos esenciales, la lisina y la metionina. La carnitina es responsable del transporte de ácidos grasos al interior de las mitocondrias, orgánulos celulares encargadas de la producción de energía.


Fuentes naturales de Carnitina

La principal fuente de carnitina son en particular las carnes rojas. Los vegetales contienen cantidades muy pequeñas o incluso nada de carnitina. Por este motivo, los vegetarianos pueden mostrar deficiencias de esta sustancia.

La carnitina en nuestro organismo es sintetizada de la lisina (aminoácido esencial) con ayuda de la metionina, otro aminoácido esencial, tres vitaminas (vitamina C, vitamina B3 y vitamina B6) y el hierro. La deficiencia de cualquiera de estos nutrientes, implicaría la consecuente deficiencia de carnitina en el organismo.

¿Deficiencia de carnitina?

Hace años se pensaba que era imposible tener una deficiencia de L-carnitina, pero estudios realizados. Han demostrado que hay personas que a partir de la síntesis e ingestión de la misma, si la pueden sufrir. Por eso, algunos individuos necesitan suplementos nutricionales de carnitina para mantener un metabolismo normal, lo cual claramente indica que la carnitina debería considerarse un nutriente esencial.

Como tomarla

Se ha demostrado que la L-carnitina solo actúa como transportador de los ácidos grasos cuando hace falta (como en todos los procesos metabólicos). Y esto solo se produce en una dieta sin HHCC. Siempre que tengamos algún tipo de azúcar (HHCC simple o complejo) dando vueltas por el cuerpo, el organismo se encarga de utilizar como combustible estos HHCC y no las grasas. Por ello, si tomas L-carnitina junto con cualquier tipo de HHCC no te sirve absolutamente de nada.




Por este motivo, solo actúa eficazmente, cuando el ejercicio es superior a 1 hora. Es en ese momento, cuando las reservas de HHCC ya se han agotado, y se empieza a quemar grasa, haciendo que la L-carnitina acelere este proceso.

Dosis

En este campo hay opiniones de todas clases, pues se aconsejan desde ½ gramo diario, hasta 4 gramos. Cosa que veo una exageración. No hay que abusar de estas sustancias, pues el organismo se acostumbra a recibirlas y cuando se deje de tomar. Se habrá hecho “vago” y no la sintetizará por si solo, en la cantidad que antes lo hacia.

La dosis recomendada es de 1 a 2 gramo diario. Se suele tomar si es en capsulas 1 hora antes del ejercicio. Y si es en ampollas ½ hora antes. En los días que no se realice ejercicio, no se toma. Pues como antes se indicaba, mientras hallan reservas de HHCC en el organismo. La L-carnitina no actúa.

Contraindicaciones

Se encuentra contraindicado en pacientes que sufren de enfermedades renales, sobre todo en aquellos que se encuentran en diálisis. No existen restricciones de su consumo durante el embarazo y lactancia, ya que esta es una sustancia natural, cuya demanda se incrementa durante el embarazo y además, forma parte de la leche humana. Tampoco se han registrado alteraciones fetales.

Se han realizado estudios, con dosis altas de L-carnitina, 15 gr/día, sin registrar procesos de mutagénesis, teratogénesis ni carcinogénesis.

Conclusión

Mi opinión es que lo mejor es no tomar ningún producto dietético, ni de farmacia ni de herboristería, por muy bonito y sano que se pinte. Y bajar la grasa a base de dieta equilibrada y ejercicio aeróbico.

Pero como todos somos humanos y a veces nos dejamos llevar por los comentarios o consejos que escuchamos por ahí. Acabamos comprando algunos de estos productor “milagrosos”, que tan bien nos van a venir para nuestros objetivos.

He de decir que yo he comprado L-carnitina, y la estuve tomando durante un mes más o menos. Durante ese tiempo hice entrenamientos aeróbicos. Pero no noté mucho, la verdad es que no noté nada. Por eso dejé de tomarla.

El que a mi no me funcionara no tiene que ver con que a nadie le funcione, de hecho se de gente que la ha tomado y le ha ido genial. Según ellos, nunca estuvieron tan definidos, como cuando la tomaban.

Así que la última palabra la tenéis vosotros, pues el tomarla o no, es cuestión de cada uno.