miércoles, 17 de agosto de 2011

Como entrenar

Existen multitud de planes de entrenamiento, formas o maneras de entrenar. Todas nos van a aportar unos beneficios y unos inconvenientes, en mayor o menor grado. Pero ninguna es mejor que la otra. Pues lo que a una persona le puede parecer el mejor entrenamiento de la historia, a otro le puede parecer lo mas malo del mundo.

Saber la manera perfecta de como entrenar es imposible, ya que hay tantos tipos o formas de entrenar como imaginación se tiene. Lo ideal es dejarse asesorar por un entrenador experto. Pero como en todo en esta vida, cada uno suele tener la última palabra. Y lo que empieza como un entrenamiento fiel a las indicaciones del profesional. Se acaba convirtiendo en una versión de ella.

Como entrenar, las formas mas conunes

Diseñado por un entrenador

Esta es la manera más común de entrenar. Simplemente hay que elegir un entrenamiento de los cientos que existen, confeccionado por un profesional y seguirlo. Estos planes de entrenamiento sacan el máximo beneficio, haciéndonos progresar lo más rápido posible, evitando lesiones.


- A favor: Diseñado por un profesional. Elimina los riesgos de lesiones. Tras de el hay años de estudio.
- En contra: Se tiene que seguir al pie de la letra. No se suele tener contacto con el entrenador que realizó el plan de entrenamiento, pues lo único que hemos hecho es copiarlo de algún sitio.

Con entrenador personal

Es la mejor manera que existe para entrenar. El entrenador personal asesora y vigila tus progresos, pudiendo hacer modificaciones, para así afinar al máximo la evolución. Corrige errores en tiempo real, de malas posiciones. Y sabe en todo momento donde está el límite para no caer en el sobreentrenamiento.

- A favor: Se tiene siempre al entrenador contigo, aconsejando, rectificando y ayudantote en todo lo que necesites.
- En contra: No todos podemos permitirnos ese gasto económico. Empieza a ser rentable cuando se hacen a partir de 3 o 4 salidas semanales.

Me diseño mi propio plan de entrenamiento

Con esta manera de entrenar no vamos a tener problema de horarios, pues lo vamos a acomodar a nuestra agenda diaria. Lo mas seguro es que no progresemos muy rápidamente y corramos el riesgo de realizar mal las sesiones de entrenamiento, al no saber muy bien como entrenar.

- A favor: 100% flexibilidad de horario. Vamos a entrenar a nuestro ritmo, o mejor dicho, lo que nos apetezca o creamos conveniente.
- En contra: Progresaremos lentamente. Corremos el riesgo de lesiones por sobre entrenamiento, o quizás diseñemos el plan demasiado suave y nos quedemos estancados.

Modificar un plan de entrenamiento ya existente

Esta versión también está muy extendida. Pues tiene muchas de las ventajas de los planes confeccionados por profesionales. Pero con las ventajas de adaptarlo a nuestra vida diaria. Haciéndolo mas cómodo y llevadero.

- A favor: Se basa en un entrenamiento profesional. Flexibilidad de horario. Se puede alargar o disminuir en el tiempo, si la competición esta cerca o lejos en el calendario.
- En contra: Pierde mucha de la esencia original del entrenamiento. Dejando reducido su efecto de mejora en nuestro rendimiento. Podemos pecar de reducir o aumentar en exceso las cargas, sufriendo las consecuencias que ello conlleva.

No sigo ningún plan de entrenamiento

De esta manera se sale a entrenar cuando a uno le apetece. Son ataduras de ninguna clase. Simplemente se entrena cuando a uno le apetece. Como norma general, esta modalidad se hace al principio de iniciarse en esto del running. Pues aún no nos conocemos y se hace como toma de contacto con el deporte. Para ver si realmente nos gusta, para seguir o dejarlo.

- A favor: Mas libertad es imposible. No se tiene presión por mejorar, pues realmente no se sigue un plan para ello. Como mínimo, se hace ejercicio, manteniéndonos en una forma física decente.
- En contra: Al no seguir un plan concreto, hay mucho riesgo de dejar de correr. Porque si realmente no nos acaba de gustar, lo mas seguro es que acabemos por no salir. No vamos a mejorar casi nada, comparándolo con otras maneras de entrenar con planes específicos a nosotros. Hay riesgo de lesiones, por sobreentrenamiento o por entrenar irregularmente, sin dejar que nuestro cuerpo asimile el ejercicio.

Plan de entrenamiento según sensaciones

Consiste en salir a entrenar siempre y cuando no estemos lo suficientemente cansados como para no hacerlo. Este plan ha de seguir dos reglas básicas, no entrenar más de 4 días seguidos y descansar el día después de hacer un entrenamiento de calidad, ya sean series, cuestas, fartlek…

- A favor: Es como un entrenamiento concentrado, dando el mínimo descanso al cuerpo para recuperase. Es apto para cuando se tiene la fecha de competición tan cerca, que no da tiempo a hacer un entrenamiento convencional.
- En contra: Hay un gran porcentaje de posibilidad de lesión, pues llevamos el cuerpo al límite. Dejándolo solo descansar cuando está realmente cansado. Muchos profesionales lo desaconsejan, pues el cuerpo necesita descansar para mejorar.

Entreno al borde de la lesión

Es una variante del anterior, pero este llevado al extremo. Aún estando cansado se sigue saliendo a correr. Pues solo se ha de parar de entrenar cuando la lesión sea casi inminente. Ante una molestia no se para, ha de doler para descansar y recuperar lo mínimo, para seguir entrenando. Apto solo para los que están realmente enganchados al running y no pueden vivir sin el.

- A favor: El salir casi todos los días, nos hace disfrutar prácticamente los 365 días del año de nuestro hobby preferido. Nos encontraremos en muy buena forma, si tenemos la grañidísima suerte de no lesionarnos.
- En contra: La lesión es segura, tarde o temprano se cruzará el límite y nos lesionaremos. Pudiendo hacer de esa lesión, una lesión crónica, que arrastremos desde meses hasta años. Llegando a apartarnos del maravilloso mundo del running para siempre.

Conclusión

Estas son algunas de las formas más comunes de como entrenar. Por muy raras o extrañas que puedan parecer, hay gente que las sigue. Y las sigue, porque para ellos es su entrenamiento favorito. Por eso digo, que no existe un entrenamiento ideal para todo el mundo. Como se suele decir, si a todos nos gustara el amarillo, solo se plantaría azafrán.

No por seguir un entrenamiento poco ortodoxo, este ha de ser malo. Quizás si lo sea bajo el punto de vista de la progresión, riesgo de lesiones o 1000 cosas más. Pero la gran mayoría de nosotros corremos no para ganar carreras, si no para disfrutar. Y para eso tenemos que disfrutar entrenando. No ha de ser el entrenamiento un castigo. Y si para que no lo sea, hay que renunciar a algunas indicaciones de los profesionales. Pues se renuncia y se adapta (intentando no ser extremos) a nuestro gusto personal.

Así que cada uno analice sus metas y posibilidades. Y después elija su entrenamiento ideal.